Feminicidio En Baño De Liverpool

El caso ocurrió el quince de noviembre del dos mil catorce cuando en la tienda liverpool ubicada en  el centro comercial perisur en el antes distrito federal y actual Ciudad de México, donde la  Procuraduría General de Justicia confirmó que Angélica Trinidad Romero Severiano empleada de apenas veinticuatro años de edad había fallecido, la misma noche del buen fin.

No fue hasta la mañana del dieciséis de noviembre cuando se percataron del cuerpo, de acuerdo la declaración de Omar Robles primo de la víctima, personal de la tienda contrató al médico privado Mariano Espinoza  que diagnosticó la causa de muerte como un infarto. El personal de la tienda le dijo a Omar que todos los gastos de funeraria y cremación los pagaría la tienda. Cuando los familiares lograron ver el cuerpo ya embalsamado, se percataron de que ella tenía un golpe en el rostro así que decidieron llevarla  al Servicio Médico Forense del Distrito Federal, donde se estableció que el cadáver presentaba heridas defensivas en el pecho y abdomen, además de que se rechazó la versión del infarto.

EL principal sospechoso fue su novio Marco Antonio Ochoa, que a base de testimonios los hechos ocurrieron de la forma siguiente. Alrededor de las diez y cuarto de la noche Angélica entro al baño después de haber estado tomando bebidas alcohólicas con el acusado y diez minutos después entró él. Después de cuarenta minutos solo salió Marco que se dirigió al área de perfumería para quitar el olor a alcohol y después salió de la tienda. 

Liverpool se negó rotundamente a entregar los videos de las cámaras de seguridad de la noche del quince de noviembre, por lo que no hay evidencia concreta para encontrar el culpable, EL juez dictó a tres empleados a prisión por ocultar evidencia sobre la muerte de Angélica. Sin embargo, los tres: Jorge Álvarez Montaño apoderado legal, Gustavo Humberto Godínez Cardoso director y Alejandra Olga Reyes Santos gerente quedaron en libertad tras pagar una fianza.  Para la familia de la joven de 24 años, el directivo de Liverpool Perisur, Gustavo Godínez, es el principal responsable de destruir la evidencia del asesinato de la joven dentro de la tienda, así como su encubrimiento.

  

Con información de:  Animal Politico

Compartenos tu opinión